Brujas en Guayaquil

Este mes se celebra en ciertos lugares de Occidente la fiesta del Día de Brujas o Halloween, pero no me voy a referir a esa fiesta, sino a otra que se dará este fin de semana en Guayaquil. El origen de la idea de una bruja como hechicera es muy antiguo, pero la imagen de la vieja perversa que vuela en escobas es más reciente. Esta representación podría tener su origen durante el Renacimiento, en dos obras del pintor y grabador alemán Durero, especialmente en Bruja montando una cabra al revés. De ahí nacería el estereotipo de la apariencia de una bruja como vieja abominable. Más tarde, el español Goya, en el grabado número 68 de Los caprichos, graficaría a una bruja marchita enseñándole a otra más joven a volar en una escoba. ¿Se imaginan reunir por largo tiempo en un mismo cuarto a Anita Buljubasich, Carolina Jaume, Gabriela Pazmiño y además sumarles a Ronald Farina, Marcelo Cornejo, Vito Muñoz y Francisco Pinoargotti, y como si fuera poco integrar a una serie de consolidados artistas y profesionales como Aníbal Páez, Nathalie Elghoul, Yelena Marich, Paco Barcia, Alexandra Dávila, Gonzalo Pesantes, Gabriela Reinoso, Pablo Mosquera, Gregory Garay y Karelia Vega? Ese gran aquelarre tuvo lugar en las aulas de la Universidad Casa Grande, para el desarrollo de un proyecto académico de aplicación profesional interdisciplinario, que forma parte de su plan de estudios en las distintas carreras que cursan. Luego de un proceso orientado a la investigación y análisis de referentes pasaron largas noches despiertos hasta que se concretó la idea de montar la obra de teatro Las brujas de Salem, del dramaturgo Arthur Miller. Bajo la dirección de Jaime Tamariz, a esta iniciativa se sumaron Marina Salvarezza, Alejandro Fajardo, Elena Gui y un grupo de estudiantes de la carrera de Artes Escénicas de la universidad.

061016unibruj

FECHA: 2016-10-06
MEDIO: El Universo
CIUDAD: Guayaquil