Fumanchú, un cómic que suena a Guayaquil

Fuera de las redes sociales hay un rincón en Internet donde la jerga guayaquileña ‘juega al pepo’. Allí no dicen ‘sí’ sino ‘simón’ y en lugar de cuestionar ‘¿es real lo que acabas de decirme?’ prefieren un ‘¡habla serio!’. Tampoco existe lo ‘complicado’ sino lo ‘piteado’, y lo perturbador es descrito como ‘lámpara’. En aquel lugar, un cuervo quemeimportista y megalómano llamado Fumanchú hace de las suyas con Rakumín, un ratón vivísimo, y Pellejo, un gato ‘acolitador’. La historieta del Cuervito Fumanchú existe en Internet hace 12 años. Nació cuando una explosión bloguera se hizo popular en la ciudad y el país, y ganó seguidores por su indiscutible humor urbano. Tuvo una época de oro. Su creador, Iván Bernal, empezó a notar la popularidad que ganaba con la historia cuando vio que algunos fans hicieron años viejos de los personajes. “No entras a la cultura popular si no te hacen un monigote”, sentencia este artista. Pero el tiempo y las responsabilidades profesionales hicieron que poco a poco se ralenticen las entregas, que llegaron incluso a contar con 19 capítulos animados y varios DVD. Hace cinco años cesaron las producciones audiovisuales del proyecto. Aun así, y contra todos los pronósticos, Fumanchú reapareció en 2015 con un relanzamiento oficial por su décimo aniversario, pero como historieta semanal. Se trata de una reconquista de la audiencia. “Ahora con un formato mejor preparado, un método creativo más eficiente y una distribución virtual apoyada en las redes sociales”. El proyecto cuenta con personajes plenamente perfilados y las nuevas historias abordan temas sociales, notorios y opinantes. Hay, por ejemplo, uno en el que se menciona a la famosa exjueza Collantes. También se incluyen miradas burlescas a las tribus urbanas, como las intervenciones del ‘heladito hipster’, un cono que alardea de sus poco comunes gustos artísticos y que odia todo lo que está ‘de moda’. Pese a que Fumanchú suena muy ‘madera de guerrero’, por sus personajes y las conversaciones que tienen lugar a lo largo de las situaciones que se plantean, su creador es ‘made in’ Machala. Llegó a Guayaquil en 2002. Empezó su carrera de Diseño e Ilustración en la Espol y actualmente la termina en la Casa Grande. Es director de arte en una agencia y trabaja también como ilustrador. No tiene artista gráfico favorito, pero no duda en reconocer que el arte que practica (y del que vive) es su pasión. “Dibujo desde que recuerdo. Imitaba caricaturas de periódicos y dibujos animados”…

FECHA: 2017-02-06
MEDIO: Expreso
UBICACIÓN: Guayaquil (SEGUNDA SECCIÓN)
CIUDAD: Guayaquil