Apoyo a la comunidad en crisis.

octubre 28, 2020
Comparte este artículo en:

Desde abril de 2020, a causa de la pandemia del Coronavirus, las docentes de la Universidad Casa Grande (UCG), Marcela Frugone, Ph. D.; y Bernardita Justiniano, Ph. D., crearon el programa online “Apoyo y Contención Sociemocional: Conversaciones familiares en tiempos de COVID-19”, en coordinación con el Campus Capacitas de la Universidad Católica de Valencia, España. A continuación, el resumen de algunos webinar:

¿Cómo vivir el dolor del duelo en cuarentena?

Por Ricardo Dahik (R. D.)

Estudiante de cuarto año de la carrera de Periodismo con mención en Periodismo Deportivo de la Facultad de Comunicación de la Universidad Casa Grande (UCG).

Junto a Justiniano y Frugone, la Ph. D. Claudia Escorcia Mora (España) también actuó de moderadora, quien es catedrática de la Universidad Católica de Valencia, España. Como invitadas estuvieron las psicólogas chilenas Neva Milicic M., Ph. D.; y Soledad López de Lérida, Ph. D., expertas en cuidado y bienestar socioemocional. La charla tuvo como fin discutir sobre la contención socioemocional que muchas veces se requiere durante el aislamiento.

Justiniano mencionó que durante el confinamiento es importante cuidar el aspecto emocional y físico, tanto el propio como el de los seres que lo rodean. Para esto, es esencial conversar con alguien, tratar de expresar lo que uno siente y aceptar estos sentimientos, sean positivos o no.

Muchas personas han perdido seres queridos o cercanos debido a la pandemia, y es una situación que está más latente que nunca hoy en día. “Las estadísticas (de fallecidos por el COVID-19) empiezan a tener caras”, dijo Frugone.

Escorcia comentó que muchos de los infectados mueren solos, generalmente en el hospital, lo que crea impotencia tanto en esta persona como en su familia, que está en casa, confinada sin control sobre la situación. Por ello, recomendó que, al transmitir la noticia y sus novedades a alguien, se debe, primero, saber si su receptor es un niño, un adolescente, un adulto o un adulto mayor, porque la capacidad de entendimiento y la manera de comunicar a cada uno debe ser diferente, además de que la forma de reaccionar ante ello, indispensablemente de la edad, será distinta.

A esto, Milicic complementó: “Los niños hacen preguntas, y las respuestas van a tener que ser acordes a las edades”, pero “hay que contarles de la manera más honesta posible”, agregó. Entre los 4 y 7 años, los niños tienen un pensamiento mágico[1], donde pueden existir ideas peligrosas, tal como la creencia de que la persona ha fallecido por su culpa; hay que hacerles entender que no es así. Desde los 9, los niños viven la muerte casi parecido a cómo lo hace un adulto, entendiendo que esto es un proceso biológico. La especialista chilena sugirió que es importante contarles cuentos, porque estos brindan a los niños un lenguaje emocional.

Por otro lado, Milicic explicó que, en una persona adulta, lo primero es darse “tiempo para sentir” y, segundo, “permiso para hacer y no exigirse realizar cosas que uno no puede hacer”, dijo. En momentos como este, cuando los individuos deben evitar el contacto físico, las redes sociales pueden ser un apoyo para conectarse con los seres queridos. Incluso, se puede leer, escribir, hacer ejercicios, pintar, ver películas, entre muchas otras en la casa, para despejar la mente.

López resaltó que la compañía es un factor muy importante al momento del duelo, pero, primero, hay que autoexaminarse: “No solo hay que buscar consolar o ayudar a encontrar soluciones, sino también darse espacio para ver qué es lo que lo pone triste, o qué es lo que lo que uno tiene (…), antes de tratar sacar a otra persona de un estado emocional”.

“Lloremos cuanto sea necesario. Démonos el lujo de estar con quien queremos estar, porque hay gente que tiene buena voluntad, pero es muy invasiva. Darse permiso y tiempo, porque el duelo puede ser largo y puede haber días en lo que uno está mejor o uno esté triste”, continuó Milicic. Además, recomendó, por ejemplo, revisar fotos que se tenía con esta persona o pensar en todos los recuerdos que vivieron, para ayudar a enfrentar esta situación. Es importante saber escuchar a los demás y tratar de comprender lo que el otro está sintiendo, o por lo que está pasando, alegó.

Entregado: 06-05-2020 / Aprobado: 28-05-2020

Esta crisis la superamos en equipo. Familia y escuela a favor de nuestros hijos

Por Richard Jiménez (R. J.)

Estudiante de cuarto año de la carrera de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad Casa Grande (UCG).

Andrea Bejarano, Ph. D., y Andrea Sotomayor, Ph. D., ambas de la Facultad de Posgrado de UCG se unieron a Frugone y Justiniano en la conducción. Participó como invitada la Ph. D. Isidora Mena (Chile), quien es experta en convivencia escolar y bienestar socioemocional, y actualmente es directora del programa Valoras UC de Chile.

Según Justiniano, ni se inician las clases y ya existe una preocupación sobre cómo se las va a manejar, desde los padres hasta la escuela. En ese terreno, Mena abordó la relación familia-escuela, desde lo que ha pasado en su país, y empezó destacando la importancia de la conectividad para este contexto virtual: “En Chile, todos los niños —desde tercer o cuarto año de básica— ya tienen celular”, comentó. Sin embargo, destacó que cerca del 50% de esos infantes tienen mala conectividad o no están conectados a internet, por ende, realizar “cualquier clase online era imposible”.

Según la experta, parte del sistema educativo chileno ha creado un sentido de comunidad y vínculo como familia-escuela. Explicó que esto sucedió luego de intentar realizar clases en línea en marzo de 2020, pero que —por motivos ya mencionados— se volvieron a decretar vacaciones. Mena reflexionó que la escuela, más allá de que esté online o no, ya estaba en una crisis feroz por el deterioro de la comunidad escolar.

Por otro lado, la invitada comentó que a los niños les afecta la preocupación de los adultos por el virus, el confinamiento y el miedo a perder su trabajo. Además, habló sobre el aumento de la violencia intrafamiliar en Chile. En ese sentido, compartió resultados de un estudio español que investigó cómo las personas mantienen su salud mental en crisis graves y prolongadas.

El estudio, según la experta, recomienda acciones que pueden servir para este nuevo reto. Entre ellas, los ejercicios de respiración y relajación, así como las rutinas de yoga. También mencionó la importancia de moverse, por ejemplo, con clases de baile. Mena hizo hincapié en generar hábitos que favorezcan la actividad de los niños, pero complementó que esas rutinas deben ser flexibles, cortas y administradas por los padres.

Por último, otro resultado del estudio fue que la gente con vínculos sociales en redes sobrevive mucho mejor a la situación durante la crisis. En el caso de la escuela, esta conexión significa que los profesores conozcan a sus alumnos y sepan cómo se encuentran, comentó la experta. No obstante, insistió que la recepción debe ser real y creativa, por ejemplo, compartir canciones, poesía o cartas con los niños.

En cuanto el manejo de la ‘escuela online’, reconoció estar en desacuerdo con las evaluaciones en este contexto de confinamiento, más bien, se debe reforzar lo ya aprendido. “La sonrisa se contagia”, continuó, y explicó que de nada sirve “meterle materias, si su cerebro se está deteriorando”. Insistió que la escuela debe abandonar la idea de que el gran problema es pasar las materias, “como si estuviéramos en tiempos normales”.

La experta contó que, en su país, las familias fueron valorando el rol de la escuela y los profesores una vez que, dentro de casa, intentaron enseñar a sus hijos, “se dieron cuenta lo difícil que es”. Destacó que la comunidad escolar —en especial la escuela— debe ser vista como una compañera y no una empresa de servicio.

Terminó añadiendo características de la comunidad escolar, como la importancia de la conectividad, la adaptación de las guías de clase a la realidad del confinamiento y el apoyo mutuo entre familia-centro educativo. Mena comentó que, de empezar a generar o retomar esa comunidad, el retorno a clases presenciales también sería diferente y mejor.

[1] Concepto usado en psicología y antropología para describir atribuciones ilógicas de causalidad que se hacen sin pruebas empíricas, sobre todo cuando la persona cree que sus pensamientos pueden tener consecuencias en el mundo externo, bien por su propia acción o por la intermediación de fuerzas sobrenaturales.

Comparte este artículo en:

REVISA NUESTRA REVISTA COMPLETA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

SIGUE NUESTRAS REDES

Inicio | Políticas de Privacidad | Contacto y Direcciones

Frente a la puerta 6 del C.C. Albán Borja.
(+593-4) 220-2180 (+593-4) 372-6250.
Guayaquil – Ecuador

MIEMBRO DE:

                                                                    

                

                                           

Conferencia Online

A cargo del filósofo español Javier Gomá Javier Gomá, integrante del Cuerpo de Letrados del Consejo del Estado,...

UCG recibió acreditación

El proceso incluyó la visita de miembros del CACES, el año pasado Martes 27 de octubre, la Universidad Casa Grande...

UCG firmó convenio

UCG firmó convenio con comunidad de actores musicales de Rock La Universidad Casa Grande firmó un convenio colectivo...

Premiación

La tercera edición del concurso de becas de la maestría en periodismo, ya cuenta con ganadores El lunes 5 de octubre,...

Concurso de becas

Máster Challenge ya tiene a sus ganadores El miércoles 26 de agosto, la Facultad de Posgrados premió a los ganadores...

Proyecto École

Estudiantes en proceso de titulación crearon juguetes ecológicos École es un proyecto ideado por estudiantes en...

Estudiante ganó beca

Es el sexto año consecutivo en que un casagrandino obtiene la beca Botín Denisse Salazar Pazmiño, estudiante de la...

Ganador de beca

Gracias a su historia de resiliencia, el estudiante ganó una beca de 70% José Carlos Macías, estudiante de la carrera...

Proyecto École

Estudiantes en proceso de titulación crearon juguetes ecológicos École es un proyecto ideado por estudiantes en...

Campaña contra el racismo

Estudiante de Comunicación Social ideó campaña para Google Carolina Plaza, estudiante de 23 años de la carrera de...

Investigación en pandemia

El trabajo dio como resultado la elaboración de 2 guías para padres En el período académico I-2020, las estudiantes...

Capacitaciones a la Comunidad

Estudiantes de Educación ofrecieron charlas sobre trastornos del neurodesarrollo “Cuando ingresamos al formulario de...

Reconocimiento a casagrandinas

Tres exalumnas fueron elegidas como Woman to Watch 2020 Margarita Puig, Carolina Koenig y Cecilia Solá tienen varias...

Exalumna ganó beca

Obtuvo la 2020 Global Korea Scholarship, para estudiar su maestría Gabriela Romero, graduada de la carrera de Diseño...

Graduada ganó beca

Cursará sus estudios en universidades de España y Polonia Paula Nimbriotis, graduada de la carrera de Ciencias...

Proyecto École

Estudiantes en proceso de titulación crearon juguetes ecológicos École es un proyecto ideado por estudiantes en...

Conferencia Online

A cargo del filósofo español Javier Gomá Javier Gomá, integrante del Cuerpo de Letrados del Consejo del Estado,...

UCG recibió acreditación

El proceso incluyó la visita de miembros del CACES, el año pasado Martes 27 de octubre, la Universidad Casa Grande...