Historias que se le olvidaron al color.

diciembre 29, 2021
Comparte este artículo en:

Por Vicente Adum Gilbert*

Este artículo se refiere a tres fotografías que, debidamente coloreadas, fueron incluidas de último momento en la primera edición del libro Guayaquil – Historias a color, lanzado a finales de 2020 y coescrito por mí y Édgar Landívar.

Debido a que estas imágenes se colocaron únicamente como ilustraciones para acompañar el índice de contenido, no tuvieron otra historia que las complemente más que brevísimos títulos descriptivos que se asoman tímidamente en la página de créditos, y que dejan al lector con la necesidad de saber más sobre ellas.

A pesar de la falta de relatos, tanto por la belleza estética de estas tres fotografías como por la necesidad de conservar la línea gráfica del resto de obra, la adición de estas imágenes fue un verdadero acierto. Sin embargo, siempre me quedó la sensación de haber dejado algo pendiente, sensación que luego se convertiría en la necesidad de plasmar en papel sus respectivas historias, especialmente tras haber recibido decenas de preguntas provenientes de curiosos lectores, intrigados por el carácter excepcional y rareza de dichas fotos.

Con este artículo busco complementar la experiencia de aquellos lectores interesados en conocer un poco más sobre estas fotografías, escribiendo sus historias en el mismo orden en que aparecen en el libro.

Establecimiento comercial de Nicolás Bertullo

En la foto 1, Nicolás Bertullo, quien era un comerciante italiano, importador de abarrotes, ferretería, artículos navales y medicinas de patente; parece mirarnos fijamente desde el pasado, sentado en el escritorio de su amplio establecimiento que se encontraba ubicado en la esquina sur de Malecón y Sucre, donde en la actualidad hay un garaje. Bertullo contrató alrededor de 1920 una publicidad con la compañía editora Prensa Ecuatoriana, de Carlos Manuel Noboa Ledesma, motivo por el que fotografías de dos secciones de su almacén, entre las que se encontraba la que aquí se muestra, se publicaron en la obra América Libre – Guayaquil en 1920 (1920), acompañadas por esta reseña:

“La firma, aunque muy moderna en nuestro comercio, puesto que la presente data apenas del año pasado, viene derivándose desde mucho antes en el comercio de Guayaquil y siempre con buen crédito.  La casa llevó en otro tiempo el nombre de Néspolo & Bertullo, después L. Cavagnaro y Cía., y recientemente los señores Enrique A. Rolando y Nicolás Brescia formaban la sociedad mercantil que quedó disuelta por mutuo acuerdo en mayo de 1918, quedando el negocio por cuenta del actual propietario.  Los negocios son buenos, el jefe de la casa es experto y la clientela numerosa” (Noboa, 1920, p. 218). En efecto, la casa ya contaba con una larga trayectoria para la fecha en que fue escrita esta reseña, ya que había sido establecida en 1896, varios años antes de la llegada de Nicolás a Guayaquil (Bertullo, 1920).

Nicolás Bertullo Costa, quien había nacido en 1888 (Geneanet, s. f.), llegó al Ecuador a la edad de 11 años, proveniente de Santa Margherita Ligure, una población de Génova. Al llegar a Guayaquil, pasó penurias y momentos difíciles por la falta de un lugar propio donde dormir. Al poco tiempo, se ganó la confianza de otros inmigrantes italianos, quienes, habiendo llegado previamente a Ecuador, ya contaban con un nombre y experiencia dentro del comercio guayaquileño, permitiéndole empezar a forjar su destino como comerciante en esta ciudad. “Mi abuelo hizo bastante fortuna con ese negocio, dejó algunas propiedades”, comentó Nicolás Cevallos B. (comunicación personal, 27 de abril de 2021), quien recuerda haber visto en su niñez recipientes inmensos de manteca dentro del almacén, “de esa manteca que venía en latas”.

En la fotografía puede observarse grandes latas, frascos y botellas de diversos productos, cuyas etiquetas no son legibles. Así mismo, es posible identificar productos diversos que formaban parte de sus líneas de abarrotes y ferretería, entre los que destacan guitarras, plumeros, escobas, candados, barriles, cajas de jabón sulfuroso, cajas de Sapolio y latas de aceite República.

En 1922, Bertullo contrajo matrimonio con Margarita Olgrifolio, quien falleció al poco tiempo, dejándolo con una pequeña hija, Margarita, madre de los Cevallos Bertullo.  A finales de 1926, se unió en segundas nupcias con Rosa Elena Béjar, con quien procreó a Ana Teresa, madre de los Guzmán Bertullo (Geneanet, s. f.). Luego de mantener una vida dedicada al comercio, Nicolás Bertullo falleció a finales de la década de 1950 (comunicación personal, 27 de abril de 2021). Muchos de sus descendientes viven todavía en Guayaquil.

Rodolfo Peña Echaiz experimentando con la fotografía

Por su contenido, la foto 2 llamó mucho la atención a quienes hojearon o leyeron el libro Guayaquil – Historias a color.  En ella, sobre el fondo de una tela pintada, se observa una escena muy peculiar: un hombre vestido de traje y sombrero de copa sostiene en alto una daga o punzón, amenazando o haciendo el ademán de apuñalar a otro hombre, quien, también vestido de traje, pero con un velo sobre su cabeza, tal vez representando a una mujer, sostiene una muñeca en su regazo, mientras sobreactúa un gesto de asombro o sobresalto.

El hombre que sostiene a la muñeca es Rodolfo Peña Echaiz, un creativo fotógrafo aficionado, quien solía documentar “ensayos teatrales, experimentando con la expresión y gestualidad de los actores, entre los cuales, él mismo se incluía” (Hidalgo, 2009, p. 33).   Aunque no se puede precisar la fecha de la fotografía, es bastante probable que haya sido tomada a inicios la década de 1920.

Una buena parte del archivo fotográfico de Peña Echaiz ha sobrevivido hasta nuestros días y se encuentra disponible en el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural. La atenta observación de dicho archivo permite saber que Peña, quien no vivía de la fotografía y no tenía un estudio fotográfico, solía colocar telas pintadas dentro de las salas de casas particulares para proveerse de un fondo adecuado para sus obras.

En el libro fueron incluidas dos fotografías adicionales de Rodolfo Peña Echaiz, en las cuales este aparece junto a amigos y miembros de su familia. En las historias correspondientes a dichas imágenes, cuyos títulos son “Retrato grupal de un fotógrafo innovador a bordo del Libertador Bolívar” y “Tomando el té con el fotógrafo”, se mencionan más detalles sobre este vanguardista fotógrafo.

Educación privada en casa de los Noboa Chiriboga

La hermosa imagen 3 fue tomada alrededor de 1918. En ella aparecen miembros de la familia Noboa recibiendo educación en casa, un privilegio que solo las clases acomodadas podían pagar. Aunque no se tiene certeza sobre la locación exacta en la que se realizó esta foto, es muy probable que haya sido en la casa de la familia Noboa Chiriboga.

Esta asunción es debido a que Carlos Manuel Noboa Ledesma, casado con Josefina Chiriboga, solía realizar sesiones fotográficas en su casa, en las que incluía a miembros de su familia en diversas circunstancias (Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, s. f.), en especial a su primer hijo Carlos Manuel (1915), quien aparece en esta imagen de pie, a la derecha del mapamundi, sosteniendo una regla de madera bajo su brazo. En cuanto a los otros niños, solo se pudo identificar a María Angélica Noboa, quien tiene un cinto en su cabeza; y a Jorge Enrique Noboa, parado frente a ella.

La instructora, quien se encuentra junto a la baranda, sostiene en su mano un ejemplar de Elementos de astronomía, traducción española de la obra Astronomie populaire, del célebre astrónomo y escritor francés, Camille Flammarion.  El mapamundi ‘en dos hemisferios’ que uno de los niños señala con una vara, fue editado en Barcelona por la editorial Hijos de Paluzíe, y es obra del ingeniero José Paluzíe Lucera.

Debido a la avanzada temática que aparentemente está tratando la maestra (astronomía y geografía), llama mucho la atención la heterogeneidad de las edades de los niños que aparecen en la imagen. Es probable que los niños de mayor edad hayan estado recibiendo clases avanzadas antes de que se tomara la fotografía, y que los menores hayan sido introducidos solamente como actores, para complementar la imagen, hecho que explicaría dicha heterogeneidad.

Por otro lado, los bancos de madera tienen, a manera de mantel o tapete, hojas de periódicos que probablemente provenían de las publicaciones de Carlos Noboa Ledesma, quien era editor de las revistas “Patria” y “Comercio Ecuatoriano”, entre otras (Pérez Pimentel, 2005, p. 269).  En una de estas hojas puede distinguirse el titular “La guerra europea”, referencia indiscutible a la que posteriormente sería conocida como la Primera Guerra Mundial, que se dio entre 1914 y 1918, lo que concuerda y refuerza la datación que se le ha dado a esta fotografía.

Referencias

Bertullo, N. (13 de septiembre de 1920). [Carta a A. R. Valdespino Hnos.]. Carta original en posesión de Édgar Landívar Chávez.

Geneanet. Nicolás Bertullo. Recuperado el 29 de abril de 2021 de https://bit.ly/3ho5ZOl

Hidalgo, Á. E. (2009). Guayaquil. Los diez-los veinte. Consejo Nacional de Cultura.

Instituto Nacional de Patrimonio Cultural. Carlos Manuel Noboa de domador [fotografía]. Fotografía Patrimonial. Recuperado el 29 de abril de 2021 de https://bit.ly/3oe4AeC

Instituto Nacional de Patrimonio Cultural. María Angélica y Jorge Enrique Noboa [fotografía]. Fotografía Patrimonial. Recuperado el 29 de abril de 2021 de https://bit.ly/3eRpk8X

Noboa, C. M. (1920). América Libre – Guayaquil en 1920. Empresa Periodística Prensa Ecuatoriana.

Pérez Pimentel, R. (2005). Carlos Manuel Noboa Ledesma. Diccionario Biográfico Ecuador (2.ª, tomo 21).

* Ingeniero Mecánico de la ESPOL, donde fue docente de Sistemas Térmicos, Transferencia de Calor y Termodinámica. Posee varias maestrías en: Ciencias de la Ingeniería Mecánica por Purdue University, dos en Administración de Empresas, por la Universidad Federico Santa María y la Universidad Politécnica de Catalunya. Fundador y gerente general de la empresa Metalco. Es coautor del libro Guayaquil – Historias a color.

Comparte este artículo en:

YA DISPONIBLE VENTANALES 18

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

SIGUE NUESTRAS REDES

Inicio | Políticas de Privacidad | Contacto y Direcciones

Frente a la puerta 6 del C.C. Albán Borja.
(+593-4) 220-2180 (+593-4) 372-6250.
Guayaquil – Ecuador

Primera universidad de la costa ecuatoriana en convenio con:

 

 

 

MIEMBRO DE: