La importancia de reanimar los valores sociales.

diciembre 30, 2021
Comparte este artículo en:

Por Pierina Casal Aldás*

A medida que el 2021 avanza, así mismo lo hace la sociedad. No es desconocimiento público que la pandemia por COVID-19 ha aflorado actitudes positivas en las personas, entre ellas, resiliencia, fortaleza o generosidad. Sin embargo, también, ha surgido un lado negativo en los individuos.

La corrupción parece haberse vuelto tan común de reportar que ya no es una primicia en las noticias, o por lo menos, para los espectadores que constantemente son decepcionados con un nuevo escándalo. Como cualquier otra sociedad, la ecuatoriana tiene sus valores, aun así ¿hasta qué punto las connotaciones que son contraproducentes para el bienestar de una comunidad han sido normalizadas?; y, sobre todo, ¿son importantes los valores sociales actualmente?

Muchos seres humanos entablan relaciones si conviven en una misma sociedad. Y, para que exista una buena coexistencia, se necesita que todas las partes que conforman una comunidad caminen en conjunto hacia la misma meta: el bienestar de una nación. Es muy frecuente escuchar hablar del ‘desarrollo del país’, pero ¿qué tan frecuente es oír hablar sobre el desempeño reflexivo de las personas?

En ese sentido, uno de los objetivos más importantes de la antropología de Levis-Strauss (citado en Wiserman, 2002) era “demostrar que las operaciones mentales fundamentales que determinan nuestra manera de pensar son las mismas en todo el mundo” (p. 52). Del mismo modo, describió al ‘hombre primitivo’ como “absorto en la tarea de tratar de comprender el mundo natural que percibía a su alrededor” (p. 55). Cada individuo, independientemente del grupo al que pertenece, tiene la capacidad de pensar e interactuar con su entorno, no solo para sobrevivir, sino para entender el mundo. Por tanto, es vital que las personas comprendan las realidades sociales en las que viven, que reflexionen sobre su manera de actuar y relacionarse.

Este camino de la reflexión es el que sugiere Heidegger (1955) para que la humanidad se conduzca a sí misma hacia una mejor sociedad. En el texto Serenidad, del mismo autor, se describe el comportamiento del hombre actual, sumergido en la inmediatez de una sociedad enfocada en la producción. Además, argumenta que, a pesar de que no hay nada de malo con los avances industriales y económicos, es necesario que, para asegurar un futuro digno a la humanidad, el ser humano conecte el pensamiento calculador con el de tipo reflexivo; pero alcanzando una actitud de superación sin que esta llegue a ser a costa del sacrificio de otros.

Siempre hay algo que se puede hacer, y, aunque gran parte de aquella responsabilidad es de los representantes políticos o el Estado, lo cierto es que es mucho lo que se puede construir desde la individualidad de cada ciudadano. El rol que cada uno tiene en la sociedad no solo es el de escrutador público, también el de actor, puesto que las acciones y decisiones individuales de cada ser político influyen en la política y bienestar del Ecuador.

Por ello, pensar reflexivamente acerca de cómo un comportamiento puede afectar negativamente a una población entera es parte del cambio que necesita el Ecuador. Rescatar valores como el respeto, la igualdad o la cooperación conlleva un enorme esfuerzo cuando se trata de una sociedad acostumbrada a la ‘ley del más sabido’; una realidad que solo refleja qué tan arraigada está la corrupción y los antivalores, y que demuestra la importancia de los valores sociales.

Es por tanto de suma consideración que las interrogantes aquí planteadas no sean solo respondidas en un texto, empero que sean meditadas por cada individuo. Cuestionarse con qué criterios se está administrando los recursos públicos, pero no menos, bajo qué preceptos están las personas gobernando sus vidas.

Los efectos que pueden tener las decisiones que cada uno toma, cuando se omite pensar en los riesgos, provocan consecuencias como las expuestas en los medios de comunicación: autoridades haciendo todo menos gobernar, jóvenes enculturados en optar por la vía más fácil, aunque menos justa (o legal); vacunas siendo destinadas bajo lista de jerarquía social, entre muchos otros casos. El proceso de reanimación a los valores sociales no es sencillo, más se debe minimizar, cual virus, las malas consecuencias de la carencia de criterios de buena convivencia, lo cual perjudica el bienestar de la sociedad.

Referencias

Heidegger, M. (1955). Serenidad. https://bityl.co/7HTy

Wiserman, B. (2002). Levy-Strauss para Principiantes. Era Naciente SRL. https://bityl.co/7HU7

Bibliografía

Vallés, J. (2007). Ciencia Política: una introducción (5.º ed.). Editorial Ariel S. A.

* Estudiante de segundo año de la carrera Ciencias Políticas de la Facultad de Administración de Empresas y Ciencias Políticas de la Universidad Casa Grande (UCG).

Comparte este artículo en:

YA DISPONIBLE VENTANALES 18

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

SIGUE NUESTRAS REDES

Inicio | Políticas de Privacidad | Contacto y Direcciones

Frente a la puerta 6 del C.C. Albán Borja.
(+593-4) 220-2180 (+593-4) 372-6250.
Guayaquil – Ecuador

Primera universidad de la costa ecuatoriana en convenio con:

 

 

 

MIEMBRO DE: